Educando Peques

Consejos para educar a tu niño

RUPTURA DE LAS RELACIONES

at 2017.06.08
With 0 Comments

Diversos estudiosos de la psicología social han buscado encontrar una explicación a la insatisfacción y la ruptura de las relaciones de pareja.

En primera instancia hay que precisar que estas dos condiciones o variables no necesariamente se presentan en común, de tal forma que hay diversas parejas que tienen un nivel alto de insatisfacción pero se mantienen unidas, mientras otras eligen romper la relación que les une.

ruptura

Sin embargo la presencia de insatisfacción es hasta cierto punto parte de un fenómeno psicológico y social esperable. En términos de Freud, en el logro de la identidad, individual o de pareja, se transitan por cuatro etapas:

  • Dependencia
  • Contradependencia
  • Independencia
  • Interdependencia

Para el lector que busque una expresión más simple, y menos cargada de términos extraños,  podría comparar la relación amorosa con un ciclo estacional.

ruptura-de-las-relaciones

En primera instancia, en la primavera de las relaciones, se da un acercamiento pleno de confianza, apertura, conformidad. En ella se da una exploración y búsqueda espontánea, fresca, casi eufórica.

Sin embargo, terminada la primera etapa, se generan los primeros roces y conflictos que alejan a la parejan uno del otro, volviendo comunes los pleitos, y también las reconciliaciones.  Dos posibles peligros se presentan en esta etapa:

  1. Creer que porque hay conflictos se debe desisitir en la consolidación de la pareja
  2. Generar una afición por los polos apasionados de pleito y reconciliación

En la tercera etapa, la independencia, cada miembro de la pareja se da a sí mismo y al otro, un espacio para ver, pensar, sentir y actuar por separado. En la práctica se evidencia en dos vertientes:

  1. Mantenerse unidos legalmente, pero con una vida, física y emocionalmente, en separación
  2. Romper la relación

Sin embargo, el amor maduro alcanza a superar estas tres etapas previas y logra una mezcla equilibrada de cada uno de sus integrantes, con lo cual se presentan las tres personas de la pareja, en su tiempo y en su forma: yo, tu, nosotros.

Equilibrio que, en términos de Stenberg, obliga al cuidado cotidiano y meticuloso, de tres ingredientes: intimidad, pasión y compromiso.

  • Intimidad entendida como la capacidad de apertura e intercambio emocional.
  • Pasión, que consiste en la transmisión física de afecto.
  • Compromiso, que es el entendimiento de una meta común.

Y como todo ciclo, el nacimiento y crecimiento de los hijos, los factores económicos, las enfermedades y muchos otros elementos harán que en esta rueda de la vida le brinde nueva frescura, retos y compromisos a la pareja.

Y de todo ello surgirá la victoria o el fracaso.

¿Seguir intentando o desistir? Este es el camino que algunos rompen muy rápido y otros alargan innecesariamente.

Pero, así es, en la vida, una espiral de perfeccionamiento y plenitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *