Educando Peques

Consejos para educar a tu niño

FORTALECIMIENTO DE LA PAZ SOCIAL

Este domingo 21 de septiembre, se brindó una conferencia para la Delegación Gustavo A. Madero durante la jornada denominada Día del a PAZ en la Ciudad de México.

A continuación les presento la conferencia:

El evento de hoy tiene la finalidad de promover y fortalecer la PAZ en la Ciudad de México y con esa finalidad, he sido invitada el día de hoy para lograr juntos éste objetivo.

fortalecimiento-de-la-paz-social

Para poder alcanzar la meta propuesta, debemos comenzar por definir ¿a qué nos referimos con PAZ?, el concepto no se refiere simplemente a la ausencia de guerra, sino que involucra todo lo que sea contrario al concepto de violencia, entendida ésta como aquella acción o situación en donde se somete a una o varias personas de manera intencional al maltrato, presión, sufrimiento, manipulación o cualquier otra acción que atente contra su integridad física, moral o psicológica.

Entonces ¿de qué manera vamos a fortalecer la PAZ?

A través de la educación para la paz.

La educación para la paz pretende fomentar las relaciones individuales, familiares, sociales, nacionales e internacionales que permitan la resolución no violenta de los conflictos y la justicia. Sin embargo, la educación para la paz, no puede circunscribirse únicamente en el marco de las instituciones educativas ya que involucra en general a toda la sociedad, por lo tanto, debe impulsarse desde distintos frentes y en diversos ámbitos, siendo la transmisión de los valores la columna vertebral de la educación para la paz..
Alcanzar la paz no es utópico, es una cuestión de educación y trabajo en conjunto de las autoridades con la sociedad.

¿Cómo podemos como ciudadanos fomentar la paz social???

fortalecimiento-de-la-paz-social2

Las pequeñas acciones son las que comienzan generando la diferencia:


•    Respetar a nuestros vecinos
•    Ayudar a las personas que tienen capacidades disminuidas.
•    Tolerancia hacia los pensamientos, conductas  y creencias diferentes a las nuestras.
•    Entre otras acciones.


Los valores transmitidos con el ejemplo dentro del núcleo familiar son los que repiten con mayor facilidad nuestros hijos. Es en la familia donde ellos aprenden a amar cuando son amados, aprenden el respeto a las otras personas cuando son respetados.

Una familia que transmite valores a sus miembros desarrolla una mayor habilidad para canalizar y resolver los problemas que se les presenten de forma pacífica y sin violencia, inicialmente en su propio núcleo y posteriormente lo transmitirá en su conducta hacia la sociedad.

Desafortunadamente en  nuestra sociedad, no se le toma el valor tan importante que tiene la familia como formadora de individuos que reflejarán sus valores y principios en sus relaciones sociales y de ahí se derivan los grandes problemas de delincuencia común y violencia social que actualmente enfrenta no solo nuestra comunidad sino el país en su totalidad, tenemos estadísticas alarmantes en relación a secuestros, homicidios y todo tipo de robo.

Entonces, para lograr paz, es necesario intervenir directamente con las familias, es de ellas de donde debe venir el cambio, no podemos esperar a que la sociedad cambie, necesitamos empezar colaborando desde nuestro núcleo y entorno familiar.

Reflexionemos rápidamente:
¿Dice usted siempre la verdad?
¿Es justo con los integrantes de su familia?
¿Aún cuando existen problemas en casa, sus valores se mantienen intactos?
¿Alguna vez le ha gritado a algún miembro de su familia?
¿Le dice a sus hijos, hermanos o pareja que los ama aún cuando no cumplan sus expectativas?
¿Acostumbra perdonar los errores?
¿Les brinda a todos las mismas oportunidades?
¿Acepta a todos los miembros de su familia tal y como son?
¿Agradece diariamente las bondades que recibe?
¿Se exige a sí mismo cumplir con sus promesas?
¿Aún cuando se encuentre cansado, da su tiempo para ayudar a otros?
¿Acostumbra a ponerse en el lugar de los otros para comprender sus sentimientos?
¿Respeta el tiempo de los demás?
¿Cuándo está molesto cuenta hasta diez en lugar de gritar?
¿Resuelve los problemas a través del diálogo?

Solo ustedes conocen las respuestas a éstas preguntas, lo importante no es descubrir quien respondió en más ocasiones SI o NO, lo verdaderamente importante es ¿qué estoy haciendo para mejorar mi entorno familiar?
Si verdaderamente queremos que exista un cambio en nuestro entorno social, es momento de mirar hacia dentro de nosotros mismos y de nuestro núcleo familiar y comenzar ahí los cambios, dentro de nuestro ámbito de influencia y éste cambio impactará tarde o temprano en las relaciones sociales.

Los invito entonces a trabajar a favor de la paz para poder vivir en un país seguro y libre de violencia.

“No hay caminos para la paz; la paz es el camino” (Gandhi).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *