Educando Peques

Consejos para educar a tu niño

¿Cómo lidiar con un hijo que desafía mis límites?

Posted in educar con amor
at 2018.10.10
With 0 Comments

El que su hijo asuma una actitud desafiante puede alternar la convivencia en el hogar; aunque son comportamientos propios de la primera infancia y adolescencia, esa desobediencia o postura de que pues pasar por encima de usted resulta estresante. Aprenda a manejar a un niño o joven que desafía sus límites.

20-como-lidiar-con-un-hijo-que-desafia-mis-limites

El primer paso para lidiar con un hijo desafiante es evitar desesperarse, si bien lo que reina en el ambiente es estrés, evite caer en la desesperación y actúe con determinación y sosiego a fin de que entienda que deben respetar los límites establecidos.

¿Por qué actuar con paciencia y de forma positiva?

Los enfrentamientos con los hijos por situaciones desafiantes son  inevitables; es normal escuchar esas típicas frases como “yo hago lo que quiero”, “No voy a hacerlo” o “no quiero comer eso” acompañadas de tonos retadores que colman su paciencia, respondiendo con amenazas o regaños, cuando la forma idónea de controlar tal conducta es  aprender a manejar la calma.

La razón del consejo radica en que, en ocasiones, se suele malinterpretar esa respuesta o manera de actuar de los niños como un reto o desafío, cuando en verdad se trata de un comportamiento propio de su edad; para muestra, un pequeño de dos años que desacata una orden no busca retar a sus padres, sencillamente porque carece de la madurez necesaria para entender lo que es una regla o controlar su conducta; de ahí lo inadecuado de ser demasiado estrictos o establecer castigos, opte por guiarlos.

¿Cuándo las pataletas y rabietas son normales?

Por lo general, estas conductas reaparecerán con frecuencia a lo largo de la infancia o durante la adolescencia; es ahí donde cobra fuerza la necesidad de considerar la posibilidad de que encierren un significado, pudiendo ser desde un interés desesperado por llamar su atención, hasta señal de autonomía y autoafirmación.

Esto no implica que deba confiarse y asumir que no pasa nada, de lo contrario algo normal, se convertirá en un problema que se saldrá de sus manos; asegúrese de estar al pendiente y preocuparse cuando dichas conductas se tornan persistentes, agresivas o que comienzan a interferir negativamente en la convivencia en el hogar y la escuela, pues al impactar en el desarrollo cotidiano de sus actividades, lo más sano es que recurra a un psicólogo que ayude a su hijo.

¿Qué postura asumir con un hijo que desafía los límites?

Aunque la calma será su mejor aliada, no se trata de dejar que su hijo haga lo que le plazca; deberá implementar pautas que le permitan mantener el control de la situación. Preste atención a los siguientes consejos.

  • Establezca normas y límites lógicos, han de ser coherentes, de no ser así, le costará defenderlos sin sentir remordimiento; asimismo determine las consecuencias de su incumplimiento fijando castigos o reacciones conforme a la desobediencia.
  • Considere sus logros y triunfos, es un error enfocarse en lo que el niño hace mal; valore sus acciones positivas y premie su buen comportamiento.
  • Evite las “segundas oportunidades”, con ello solo mostrará debilidad en sus decisiones; en su lugar, apueste por decirle sí a las alternativas de cooperación o incentivar el cumplimiento de las normas sin llegar al castigo.
  • No caiga en el reto, el enojo y descontrol solo le conducirá a actitud igual de desafiante a la de su hijo; recuerde, ¡usted es el adulto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *